Los ojos cansados de doña Celestina viajaban por las calles del pueblo. Era la tarde de sábado de carnaval, y como todos los años, doña Celestina puntualmente había acercado su mecedora al balcón para contemplar el espectáculo. Así lo había hecho por más de cincuenta años. “En un día de carnaval” (Texto original de Pacelli Torres)* Leer Más...