[Editorial] EDITORIAL


Nunca, en mi más de medio siglo de vida, había visto y vivido las condiciones tan precarias y vergonzosas en que se encuentra actualmente la carretera que de Málaga y de toda la provincia de García Rovira, conduce a Bucaramanga, más conocida como Málaga - Curos. Ni siquiera cuando fui su víctima, rodando por uno de sus abismos, o por su único abismo que constituye todo el recorrido de 124 kilómetros, cuando, ante mis ojos, murieron 13 de mis compañeros de viaje. En ese año, (1991), perdieron la vida más de 50 personas, en por lo menos seis graves accidente de tránsito. Leer más ...