Mi adorado pueblo, reina Chitarera, cuna de hombres y mujeres elementales y buenos que supieron darnos ejemplo para llegar con pié firme hasta el peldaño de nuestro futuro, para ser ciudadanos de fe, respeto y principios. Al añorarte con nostalgia, recuerdo tus calles empedradas que años después se fueron cubriendo de cemento en nombre del progreso para deslizar más fácilmente y con más riesgo todos los juegos y los sueños. En lo que hoy es el parque principal, frente a la iglesia, hace tiempo era la plaza de mercado donde yo, de niño, acompañaba a mi madre, canasto en mano, a comprar carne, papa, frutas y verduras para nuestra comida diaria. [Málaga 471 años] ¡Feliz Cumpleaños, Málaga! Leer más...